¿Por qué lo llaman aversión al riesgo cuando quieren decir ignorancia?

Llevaba unas semanas dándole vueltas sobre qué escribir hasta que el comentario de un lector me dio la pista: la aversión al riesgo.

Es humano. No podemos remediarlo.

Como dice Emilio Duró en sus charlas, estamos preparados para sobrevivir, no para vivir.

Son miles de años que pesan mucho en nuestra genética.

Nos da miedo salirnos del rebaño, pensar por nosotros mismos. Preferimos una pérdida segura a una posible ganancia.

Por eso demandamos seguridad y el mercado nos la ofrece. Miles y miles de productos financieros que dan una falsa apariencia de seguridad.

Dépositos a plazo fijo, planes de pensiones, fondos de inversión garantizados, etc…

Productos financieros con escasa rentabilidad, altas comisiones y muchos de ellos invertidos en activos mal llamados tóxicos.

Si además, a esto le sumamos la inflación, tenemos la combinación perfecta para ver reducido tu poder adquisitivo en pocos años.

Pero no lo vemos. Queremos creer las promesas de nuestro amigo del banco.

Es un producto seguro, no te preocupes. Está garantizado por tal o por cuál. 

En los procesos de la acción humana, no hay garantías, todo es incertidumbre. No hay ninguna inversión segura, por mucho que te lo garantice el Estado o el director de tu oficina.

Es más, huye de aquellos que te garantizan y te aseguran algo. Tal vez sea la única manera de venderte el producto.

aversión al riesgo

La aversión al riesgo es natural, pero podemos reducirla con estudio y conocimiento

Existen numerosos estudios donde se demuestra que las acciones son la inversión más rentable y segura a largo plazo. Por encima de los bonos, los inmuebles o el oro.

Uno de los más conocidos está explicado en el libro de Guía para invertir a largo plazo del profesor Siegel.

El inconveniente, es que a corto plazo es una inversión muy volátil e impredecible. Pero si cogemos períodos por encima de los tres años, las acciones son muy predecibles y estables.

Además de otras ventajas que no tienen otras inversiones como la liquidez, puedes invertir desde un euro y mucha información disponible.

Con todos estos datos encima de la mesa, seguimos huyendo de la bolsa. Son una minoría los que invierten en acciones.

La gran mayoría de los ahorros de los españoles están invertidos en ladrillo y renta fija. En el resto de Europa y Estados Unidos también son una minoría los que invierten en renta variable.

¿Por qué pasa esto?

Para entenderlo tenemos que adentrarnos en el mundo de la psicología.

Tenemos aversión a la pérdida

Solemos vender las acciones ganadoras y conservar las perdedoras, por tal de no aceptar una pérdida efectiva. Cuando deberíamos hacer justo lo contrario.

Cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias. Este dicho es muy común en el mundo del trading.

El cerebro de los humanos y muchos animales está preparado para dar prioridad a los eventos malos. Éste era el sistema que nos hacía detectar en milésimas de segundo la presencia de un predador y sobrevivir.

Es el Sistema 1 del que habla Daniel Kahneman en su libro Pensar rápido, pensar despacio.

Podríamos decir que somos negativos por naturaleza. Una cucaracha puede arruinar completamente el atractivo de un recipiente de cerezas. Sin embargo, una cereza no altera en nada un recipiente lleno de cucarachas.

Solo tienes que poner la televisión o leer la prensa y confirmar lo que te digo.

Nos mueve mucho más evitar pérdidas que obtener ganancias. No queremos cambiar nuestro statu quo o punto de referencia.

De ahí que en las negociaciones nadie quiera ceder. Ya lo vemos en los políticos. Ceder es una pérdida para mí y una ganancia para la otra parte.

En todos los ámbitos de nuestra vida se da la aversión a la pérdida.

Posteriormente a conseguir un objetivo solemos relajarnos y bajar el ritmo. Porque todo lo que excede al objetivo logrado lo consideramos una ganancia. Al igual que no conseguir el objetivo, lo consideramos una pérdida.

A mí me suele pasar a menudo cuando escribo. Cuando llego a un determinado número de palabras, empiezo a considerar terminar el post.

¿Qué podemos hacer?

Para empezar saber que volatilidad no significa riesgo, no son pérdidas. Solo seran pérdidas si vendes, cuando no tienes que vender, o compras cuando no tienes que comprar.

Pero si te estás quieto y no te dejas llevar por el ruido del mercado (y has estudiado bien la inversión previamente claro) y lo ves como una oportunidad, obtendras mejores resultados que la media.

En ese sentido, el mercado tiende a la eficiencia a largo plazo. Valor y precio suelen converger.

Para ello, la paciencia es un rasgo fundamental de los inversores con buenos resultados, más que un coeficiente intelectual alto como dice Buffett.

En segundo lugar, no debemos estar obsesionados con el corto plazo. Esa miopía nos hace desaprovechar las oportunidades que tenemos a nuestro alcance.

La inversión con sentido común, el value investing, tiene un enfoque empresarial.

Cuando uno invierte, al igual que cuando monta una empresa, espera cosechar frutos en un plazo de tres a cinco años mínimo. Sabe que requiere tiempo.

O como el mundo de la agricultura. Uno planta la semilla, la riega, la abona y espera que crezca. Luego la cosecha puede ser mejor o peor de lo estimado, pero dará sus frutos.

No es una ciencia exacta. No hay seguridad. Hay incertidumbre.

Y este es el factor al que no terminamos de acostumbrarnos. Nos han vendido un mundo estático, predecible y de certezas.

Uno entraba en un trabajo para toda la vida. Ya no es así. Teniamos buenas pensiones públicas. Ya no será así. Los pisos eran una inversión segura y nunca bajaban, etc…

Existe una cantidad de mantras que tenemos que desaprender.

Pero no lo veamos como una amenaza, como nuestro Sistema 1 nos empuja a creer.

Utilicemos el Sistema 2, el razonamiento, para verlo como una oportunidad, como una ganancia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies