Cómo saber qué negocios son rentables con este sencillo procedimiento

Es sorprendente la cantidad de personas que invierten los ahorros de su vida en montar un negocio, sin hacer un análisis previo de la viabilidad financiera y económica del proyecto.

Tienen una idea, intuyen que puede funcionar y se lanzan al vacío.

Así, sin más.

A veces, con consecuencias dramáticas que arrastran a familiares y amigos.

Lo sé porque lo he vivido en mi entorno familiar.

Esto pasa, entre otras razones, porque no pensamos como inversores. Lo vemos como una manera de autoemplearnos, de sacarnos un sueldo o simplemente por “hacer algo”.

Deberíamos pensar que invertir en nuestro propio negocio, en el de un familiar o un amigo, es igual que cuando inviertes tus ahorros en un producto financiero.

¿Qué rentabilidad me va a dar?, ¿qué riesgos tiene?, ¿cuánto tengo que poner?, etc…

qué negocios son rentables¿Qué negocios son rentables para invertir?. Antes que nada, ¿qué entiendes tú por rentabilidad?

A la hora de invertir tenemos multitud de opciones de inversión. Escoger una u otra, significa renunciar a las demás. A esta renuncia se le llama coste de oportunidad.

Aquello que podría haber obtenido en otra inversión de similar riesgo.

Los inversores profesionales cuando se plantean invertir en un proyecto de inversión establecen una fórmula para la toma de decisiones.

Rentabilidad requerida por los inversores = Rentabilidad libre de riesgo + Prima por riesgo

La rentabilidad libre de riesgo es aquella que conseguimos invirtiendo en algo, supuestamente seguro, como son los títulos del Estado.

En el caso de montar un negocio, hablamos de medio a largo plazo. De cinco a diez años.

Tendríamos que coger la referencia, por ejemplo, de los Bonos a 5 años o las Obligaciones a 15 años del Tesoro Público español.

Para que te hagas una idea ahora mismo los Bonos pagan el 0,591% y las Obligaciones el 2,048%. Puedes consultarlo en esta página.

Además hay que sumarle una prima para compensar el riesgo soportado propio de la inversión. Hay muchas formas de establecer esta prima.

El propio inversor, según su experiencia y su conocimiento del mercado suele hacer estimaciones subjetivas.

Otra forma de determinar esa prima es a través del modelo CAPM (Capital Asset Pricing Model). Dicho modelo establece una prima genérica de mercado multiplicada por una Beta.

La prima genérica de mercado, después de numerosos estudios y análisis, se suele establecer entre el 5% y el 6%.

La Beta es un coeficiente que mide la volatilidad de un activo concreto respecto al mercado.

Para establecer la Beta tendríamos que coger la referencia de empresas similares, a nuestro negocio o proyecto de inversión, que coticen en bolsa.

Para que te hagas una idea, la beta de Inditex ronda el 0,54 y la de BBVA un 1,38.

Ahora supongamos que nuestro proyecto de inversión tiene un riesgo equiparable al de BBVA, que la prima de riesgo genérica es del 5,5% y la prima libre de riesgo cogemos la de las Obligaciones.

La fórmula quedaría tal que así:

Rentabilidad requerida por los inversores = Rentabilidad libre de Riesgo + (Beta x Prima de Riesgo del Mercado)

2,048% + (1,38 x 5,5%) = 2,048% + 7,59% = 9,638%

Bien, ya tenemos al menos una referencia, un punto de partida sobre lo que esperamos de nuestra inversión. Algo concreto y medible.

Esta rentabilidad requerida a nuestro proyecto de inversión nos va a servir para calcular el VAN (valor actual neto) y la TIR (Tasa interna de rentabilidad) y ver si la inversión es rentable o no.

Aplicando el VAN puedes saber qué negocios son rentables

Sigue estando muy extendida, sobre todo en España, la idea de comprar pisos con el fin de alquilarlos y así obtener unas rentas. Seguimos confiando en el ladrillo para invertir nuestros ahorros o parte de ellos.

Ya que es tan común y generalizada esta idea de inversión, la utilizaré para explicar cómo funciona el VAN y la TIR. Aunque ya hice un adelanto en esta entrada.

¿Qué es el VAN?

Es el valor actualizado de los rendimientos esperados de una inversión.

En nuestro ejemplo, decidimos comprar un piso por el valor de cien mil euros y esperamos alquilarlo los próximos quince años (igual que las Obligaciones del Estado que hemos cogido como referencia) por cuatrocientos euros mensuales.

Estoy poniendo los precios aproximados que hay en mi ciudad.

Es decir, estamos invirtiendo cien mil euros hoy, con la esperanza de recibir cuatro mil ochocientos euros anuales durante los próximos quince años.

Como ya expliqué en esta entrada acerca del valor del dinero en el tiempo, no es lo mismo cien euros hoy que cien euros dentro de un año. No son equivalentes. No valen lo mismo.

Por lo tanto, habría que actualizar o descontar los ingresos futuros del alquiler al presente, para poder compararlos en igualdad de condiciones a nuestra inversión inicial.

Para no aburrirte con la fórmula del VAN, voy hacerlo paso a paso con una hoja de cálculo del google drive.

Estos son los datos que tenemos.

qué negocios son rentables 3La tasa de descuento es la rentabilidad que le pedimos a la inversión. La he redondeado al 10%. Para ajustarnos a la realidad del mercado habría que buscar una beta de una empresa del sector inmobiliario.

Los 4.800 euros es el resultado de 400€ por doce meses. Son los alquileres que se están pagando por aquí por un piso de dos habitaciones y en una zona céntrica.

No estoy teniendo en cuenta los gastos de mantenimiento, seguros, intereses de hipoteca si la hubiese, impuestos y demás. Todos estos gastos habría que descontarlos a los ingresos anuales y por lo tanto serían menores.

qué negocios son rentables 4La fórmula que deberías introducir en la celda del VAN es = -Inversión + VNA (Tasa de descuento;Flujos de caja).

Cuando se calcula el VAN de una inversión lo que interesa saber es el signo del resultado. Si es positivo o negativo. En este caso ha sido negativo (-63.490,82).

¿Esto qué significa?.

Qué esta inversión no da el 10% de rentabilidad que le pedimos. Es inferior a esa rentabilidad.

Si el resultado hubiese sido positivo, nuestra inversión daría una rentabilidad superior al 10%.

¿Pero que pasa si sale 0?.

Si sale 0 hemos dado con la TIR (Tasa de Rentabilidad Interna). Hemos dado con la tasa de actualización.

La rentabilidad exacta del proyecto de inversión.

¿Cómo podemos averiguar la TIR de una inversión?

Existen dos métodos. Uno es ir probando con diferentes tasas de actualización e ir acotando hasta dar con el interés que nos de un VAN con resultado 0.

O directamente calcularlo con la fórmula TIR del propio Excel de Google Drive.

qué negocios son rentables 5

Para qué la fórmula no te de error, tienes que poner encima de los flujos de caja la inversión inicial en negativo y seleccionar todas las celdas.

Como ves la rentabilidad para esta inversión del piso con el fin de alquilarlo es de -3,85%.

¿Invierto o no?.

Con este simple cálculo veo que mi idea no es viable. Tendré que buscar un piso más barato, subir el alquiler o bajar mis expectativas de rentabilidad.

Y la rentabilidad sería inferior si hubiese descontado los gastos que te he mencionado anteriormente.

Nadie puede saber qué negocios son rentables

Sólo lo sabrás cuando pierdas o ganes dinero. Día a día. A pie de obra, como se suele decir.

La realidad es el mejor juez. Quitará o dará la razón a tus estimaciones.

Estimar la rentabilidad que le pides a tu inversión y calcular el VAN sólo es un primer filtro. Nada más.

Estoy seguro que muchos de los negocios que veo cada día de camino a casa no se lo han planteado nunca.

Por eso veo abrir y cerrar negocios como churros. Por cierto, ahora todo el mundo monta franquicias de yogur helado. Por lo menos por aquí.

Pues cuando el mercado se inunde de yogur helado, éstos negocios dejarán de ser rentables. Y muchos tendrán que cerrar.

Pura oferta y demanda. El mercado está vivo y en continuo movimiento.

No hay certezas. Todo es incertidumbre.

Eso es lo maravilloso de la vida. Sino sería un aburrimiento.

3 pasos para saber cuánto dinero necesito para jubilarme

Una de las consultas recurrentes de las personas que contactan conmigo a través del blog suele ser ¿cuánto dinero necesito para jubilarme?.

Al ser una duda muy habitual, he decidido explicar en esta entrada cómo estimar, más o menos, la cantidad que necesitas para jubilarte. No es una ciencia exacta. Porque el futuro es incierto y hay muchos factores que entran en juego.

Pero siempre será mejor tener un plan y una hoja de ruta, aunque haya que cambiarlo sobre la marcha, que no no tenerlo.

Antes de responder a esta cuestión, me gustaría compartir contigo mi punto de vista sobre el tema de la jubilación. Hay muchas personas que esperan a jubilarse para cumplir sus sueños y de alguna manera, empezar a disfrutar de la vida.

Como si la etapa laboral fuese un castigo y la jubilación, la recompensa por tanto sufrimiento. Tenemos que cambiar esta mentalidad. Más que nada, porque cada vez nos tendremos que jubilar más tarde. Y si seguimos así puede convertirse en un martirio.

Me refiero a la edad que dicen los Estados que debes jubilarte. Porque los que son libres financieramente se jubilan cuando les da la gana, no cuando lo dictan los burócratas de turno. Aunque en la mayoría de los casos, este tipo de personas nunca se jubilan porque disfrutan con lo que hacen.

Y es aquí adónde quería llegar. Empieza a buscar un trabajo que te guste, y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida. Dijo Confucio. Que gran verdad.

Ya que vamos a pasar tantos años trabajando, y esto va a más porque cada vez vivimos más años, hazlo en algo que te apasione. Ya no tiene sentido estar en un trabajo sólo por dinero. Sé que puede sonar un tanto frívolo, pero es así.

Primero porque está en juego tu salud. Tanto física como psicológica. Y por otro, porque va a ser necesario una fuente adicional de ingresos (llámalo minijob o un pequeño negocio) para compensar tu pensión pública. Sí además tenemos un capital acumulado o rentas procedentes de nuestras inversiones, mejor que mejor.

cuánto dinero necesito para jubilarmeY ahora sí, ¿cuánto dinero necesito para jubilarme?

El objetivo de estimar cuánto dinero necesitamos para jubilarnos, es para mantener el mismo nivel de vida que tenemos durante la etapa laboral. Incluso, porque no, mejorarlo.

Por eso, antes que nada, es necesario prever las necesidades financieras que podemos tener cuando nos jubilemos. Para ello, tenemos que imaginarnos nuestro futuro. Es un trabajo de visualización que mucha gente no se lo toma en serio.

Como si fuese algo superfluo. Que no tuviera importancia. Y creo que es uno de los pasos más importantes. Porque si no imaginamos cómo queremos que sea nuestro futuro, nunca lo tendremos.

Y así pasa, que nos dejamos llevar por la marea, por la urgencia del presente, y nos vemos en una situación que no queríamos estar.

Cuando llegue su momento ya me ocuparé, o quien sabe lo que pasará en el futuro. Esas son las excusas más habituales. O la más ilusa de todas, para eso estoy cotizando. Como si cotizar fuese una garantía de algo.

Todo por no asumir la responsabilidad y el control de nuestra vida.

1. Estimar los ingresos y gastos

Por un lado tendremos que estimar los ingresos anuales, teniendo en cuenta la pensión pública que nos pudiera quedar y otros ingresos que se puedan derivar del patrimonio familiar, como pueden ser alquileres o dividendos de acciones.

Y por otro lado, intentar determinar los gastos anuales. Se supone que habrá gastos que ya no tendremos, como puede ser la cuota de la hipoteca o préstamos, y surgirán nuevos cómo los gastos médicos, viajes, etc…

Estimar ingresos y gastosComo ves, en este ejemplo, a la hora de estimar los ingresos por pensión pública soy bastante pesimista. Prácticamente la mitad des salario actual. No por nada, sino por la tendencia de las pensiones públicas. Las cifras son netas.

2. Determinar el capital adicional necesario

Para determinar el capital adicional que necesitaremos durante la jubilación, para mantener el mismo nivel de vida que actualmente tenemos, existen diversas maneras.

La más recomendable es calcular el mismo porcentaje de gastos sobre ingresos que tenemos en la etapa laboral. Continuando con el ejemplo anterior, los gastos actualmente representan un 76% (17.600 / 23.100) de los ingresos, mientras que en la jubilación representan un 105% (11.900 / 11.300).

Para que los gastos durante la jubilación representasen también el 76% habría que dividir 11.900 / 0,76 = 15.657 €. El capital adicional sería 15.657 – 11.300 = 4.357 €. 

Es decir, necesitaremos 4.357 euros adicionales cada año para mantener el mismo nivel de gastos sobre ingresos que actualmente tenemos.

3. Calcular el ahorro a acumular

Teniendo el capital adicional y la estimaciones de rentabilidad e inflación, podemos calcular el capital que es necesario acumular para poder obtener una renta anual de 4.357 €. Es decir, que capital tenemos que tener acumulado al inicio de nuestra jubilación.

Para ello, vamos a calcular el valor actual de una renta anual vencida y creciente.

Vamos a suponer que nos jubilamos a los 65 y viviremos hasta los 85, la inflación será del 3% y una rentabilidad estimada del 4%. Se supone que cuando nos jubilamos nuestras inversiones son más conservadoras, por eso un 4% resulta lo más razonable y sensato.

Esta es la fórmula:

Vo = C * 1 – ((1 + G)n / (1 + I) n ) / I – G

Dónde:

G (Inflación) = 3% ; I (Rentabilidad) = 4% ; N (Horizonte temporal) = 20 ; C (Renta primer año) = 4.357 €

Vo = 4.357 * 1 – ((1 + 0,03)20 / (1 + 0,04)20) / 0,04 – 0,03 = 76.558,77 €

El capital acumulado que necesitaríamos tener en el momento de jubilarnos será de 76.558,77 €.

Una vez que tenemos este dato, ya podemos calcular lo que tendremos que ahorrar, durante nuestra etapa laboral, para conseguir dicho objetivo.

Vamos a suponer que empezamos a ahorrar a los 35 años y nos jubilamos a los 65. En este periodo nuestras inversiones pueden ser más arriesgadas y por eso estimamos un 8% de rentabilidad. La inflación, igualmente, será de un 3%.

En este caso, lo que tendríamos que averiguar es la C.

C = 76.558,77 * (0,08 – 0,003) / (1 + 0,08)30 – (1 + 0,03)30

La cantidad que tendríamos que ahorrar anualmente más la correspondiente inflación serían 501,34 €.

Como ves, ahorrar aproximadamente quinientos euros anuales supone al cabo de treinta años casi setenta y siete mil euros. Imagínate si aumentamos el ahorro. Los resultados pueden ser asombrosos.

Espero que te haya sido de ayuda para hacer tus propios cálculos. Si tienes alguna duda, ya sabes, puedes consultarla en los comentarios.

Esto ha sido todo. Nos vemos.

Cómo hacer tu propio simulador de préstamos de cuota fija

Hoy quiero enseñarte cómo hacer tu propio simulador de préstamos de cuota fija con las hojas de cálculo de Google. La gran mayoría de bancos te proporcionarán la tabla de amortización del préstamo, al igual que existen un montón de webs con simuladores gratuitos, pero creo que no está de más saber cómo hacerla tu mismo.

No te costará nada hacer la tabla de amortización, y la tendrás para cualquier momento que quieras hacer simulaciones de préstamos con cuota fija. Podrás modificar tiempo, interés y capital a tu gusto.

Este tipo de amortización es conocido como método francés o de cuota constante. Es el más común para los préstamos. Consiste en una cuota siempre fija, dónde una parte son intereses y otra destinada a amortizar el capital pendiente.

Al principio la cantidad de intereses es mayor que la de amortización, y conforme va pasando la vida del préstamo, los intereses van disminuyendo y la parte de amortización va creciendo.

Este método también se utiliza para los préstamos hipotecarios. La única diferencia es que la cuota en vez de ser fija, es variable y se recalcula anualmente, o con la periodicidad que lo tengas contratado, según las variaciones del euribor o el índice de referencia al que esté ligado el préstamo.

Tu simulador de préstamos paso a paso

Para hacer tu propia tabla de amortización de préstamo francés, vamos a utilizar las hojas de cálculo de Google. Sólo necesitas una cuenta de gmail para conectarte y es practicamente igualito al excel del paquete Office, con la ventaja que no necesitas instalar ningún software.

simulador de préstamosUna vez que entras en el drive tienes que pulsar el botón nuevo y la opción hojas de cálculo.

hojas de cálculoVamos a imaginar que pedimos un préstamo de 12.000 euros que pagaremos en una única cuota anual durante diez años, a un interés nominal del 6,75%. Normalmente los préstamos suelen ser de cuotas mensuales, pero para que el ejemplo sea sencillo y puedas ver la tabla de un pantallazo, lo he puesto en un período de diez cuotas.

tabla de amortizaciónPara calcular cuál va a ser la cuota fija, utilizaremos la función PAGO. Tendremos que irnos a la celda del período uno y meter los datos de la siguiente manera: =PAGO(Tipo de interés;Periodos;-Capital). Tal y cómo indica la propia información de la función.

función pago

Cuando metamos el valor de la celda del tipo de interés y la de periodos, pulsaremos la tecla F4 para fijar la celda. Y pondremos el signo – delante del importe del capital para que nos salga en positivo.

función pago f4En la celda de los intereses la fórmula sería el capital vivo por el tipo de interés. Fijando con F4 el tipo de interés.

interesesLa celda de la amortización es igual a la anualidad menos los intereses.

amortizaciónLa celda del capital vivo es el resultado de la resta entre el capital vivo menos la amortización. Y la celda del capital amortizado es el resultado de la suma entre el capital amortizado más la amortización del año.

Una vez tenemos listas las fórmulas de la fila uno, tan sólo queda arrastrar hacia abajo para pegar el formato a las demás filas de la tabla.

tabla de amortización fila 1

Y si todo esta bien debería quedarnos tal que así.

tabla de amortización completa

La prueba de que todas las funciones están bien metidas y todo está correcto, es que en el último periodo, en este caso el diez, el capital vivo es 0 y el capital amortizado los doce mil iniciales.

Como te he dicho antes, la gran mayoría de los préstamos que contratamos son de cuota mensual. En ese caso, sólo tendrías que poner tantos filas de periodos, como meses tenga el préstamo. Si es un préstamo de cinco años, pues sesenta filas.

Aquí puedes ver en un golpe de vista, lo que te decía al principio. La parte de intereses va decreciendo y la parte de amortización va aumentando.

Una vez que tienes esta tabla puedes ver cuantos intereses has pagado por este préstamo. En este caso, si sumamos la columna de los intereses nos da un total de 4.888,39€.

Espero que esta entrada de hoy te haya sido de utilidad. El que más o el que menos, a lo largo de nuestra vida necesitaremos en algún momento financiación. Y saber como se elaboran las tablas de amortización de un préstamo francés, nos ayudará a tomar mejor las decisiones.

También puedes echarle un vistazo al post que escribí sobre el TAE. Muy relacionado con el tema de hoy.

Ya sabes, si tienes alguna duda, sólo tienes que preguntarlo.

Cómo calcular la rentabilidad de una inversión

Antes de explicar cómo calcular la rentabilidad de un producto financiero o cualquier tipo de inversión, tenemos que diferenciar, primero, entre dos términos.

Por un lado, el rendimiento, qué es el beneficio obtenido de una inversión en unidades monetarias (términos absolutos), por ejemplo euros, y por otro, la rentabilidad, qué es la relación entre el capital invertido y el rendimiento obtenido expresado en tanto por ciento (términos relativos).

La rentabilidad, por tanto, es una medida de eficiencia para comparar entre diferentes inversiones. Puede que en una inversión ganes más euros, pero sea menos rentable.

cómo calcular la rentabilidad¿Cómo calcular la rentabilidad? Empecemos por lo simple

Para ser exactos, por la rentabilidad simple. Es la forma de expresar la variación del valor de un activo, durante un periodo de tiempo, suponiendo que los beneficios que genera se producen al final del periodo. En este tipo de cálculo no se tiene en cuenta el factor tiempo.

La fórmula es la siguiente:

RS = (Valor final + Rendimientos – Gastos – Inversión inicial) / Inversión inicial

Para verlo más claro, voy a poner algún ejemplo.

Decidimos comprar un piso por 30.000€ y al cabo de cinco años lo vendemos por 50.000€. En esos cinco años, hemos recibido 6.000€ de alquiler y hemos tenido unos gastos de 3.000€.

RS = (50.000 + 6.000 – 3.000 – 30.000) / 30.000 = 76,67%

O compramos acciones del Banco AB por el valor de 15.000€. Al cabo de un año las vendemos por 12.500€. En ese año hemos recibido 500€ en dividendos y nos han cobrado 150€ en comisiones.

RS = (12.500 + 500 – 150 – 15.000) / 15.000 = -14,33%

1. Tasa geométrica de rentabilidad (TGR)

Se utiliza para las inversiones que abarcan varios periodos y tiene en cuenta que las rentabilidades intermedias obtenidas en cada periodo, se reinvierten en el mismo activo. Es uno de los métodos más utilizados.

En este tipo de cáculo los periodos de tiempo son considerados iguales o los intereses están anualizados.

La fórmula es la siguiente:

TGR = ((Valor final + Rendimientos – Gastos) / Valor inicial)1/n – 1

ó sino TGR = (1 + RS)1/n – 1

Ejemplo: Compramos una acción en Enero del 2012 a 5€. Un año después sube a 10€ y al siguiente año baja hasta 7€. ¿Cuál es la rentabilidad que ha dado esta acción?

TGR = (7/5)1/2 – 1 = 0,18%

2. Valor actual neto (VAN)

El valor actual neto de una inversión es el valor actualizado de todos los rendimientos esperados.

Si un amigo nos propusiese invertir hoy 10.000€ en un negocio, con la promesa que en los próximos tres años recibiriamos 4.500€ cada año, sería erróneo plantearlo como que hemos invertido 10.000€ y recibimos un total de 23.500€.

Porqué como expliqué en el anterior post de matemáticas financieras, no es lo mismo cien euros hoy, que cien euros de dentro de cinco años. Para poder comparar correctamente los diez mil euros que invertimos con los trece mil quinientos euros futuros, tenemos que actualizarlos. Para eso se utiliza el VAN.

Esta es la fórmula:

VAN = – Inversión inicial + flujo año 1 / (1 + k) + flujo año 2 / (1 + k)2 + …. + flujo año n / (1 + k)n

k = es la tasa de actualización de los flujos futuros o el interés que le pedimos a la inversión.

Siguiendo con el ejemplo que te proponía, este sería el resultado. Vamos a suponer que el interés mínimo que le pedimos a esta inversión es un 10%.

VAN = -10.000 + 4.500 / (1 + 0,10) + 4.500 / (1 + 0,10)2 + 4.500 / (1 + 0,10)3 = 3.500

Cuando se calcula el VAN de una inversión, lo que interesa saber es si éste es positivo o negativo. En este caso, ha sido positivo. Eso significa que la inversión es recomendable. Si hubiese salido negativo, nos estaría indicando que no merece la pena invertir.

Que haya salido positivo, en el ejemplo anterior, quiere decir que la inversión si llega al 10% que le pediamos.

Al calcular el VAN de una inversión, nosotros ponemos la rentabilidad mínima que le pedimos, para empezar a estudiarla. Si nos da positivo, interesa. Si es negativo, no interesa.

¿Pero que pasa si no da ni positivo ni negativo, sino que de cero?

3. Tasa interna de rentabilidad (TIR)

Si ponemos una determinada tasa de descuento y el resultado del VAN es cero, tenemos como resultado la TIR. Es decir, la rentabilidad concreta de la inversión.

Cogiendo el ejemplo anterior, la TIR del proyecto sería un 16,65%. Aquí tienes una calculadora de TIR.

4. Tasa de rentabilidad efectiva (TRE)

Cuando se utiliza la TIR para calcular la rentabilidad de una inversión, damos por hecho que los flujos intermedios se van a reinvertir a la misma rentabilidad de la TIR, cuando esto no siempre es así.

Para evitar este problema utilizamos la TRE, que tiene en cuenta que los flujos intermedios puedan ser reinvertidos a distintas tasas de rentabilidad.

La fórmula de la TRE es:

TRE = (Valor final / Valor inicial)1/n – 1

Esto ha sido todo por hoy.

Espero que no te hayas perdido mucho con tantas fórmulas. Hoy día con excel y las calculadoras financieras y online, no es necesario tanto engorro. Pero es interesante que sepas cómo calcular la rentabilidad, dependiendo de la inversión y el método que quieras aplicar.

Estaría encantando de responder a todas las dudas y preguntas que tengas.

¿Cuál es el valor del dinero en el tiempo y cómo calcularlo?

Para que entiendas cuál es el valor del dinero en el tiempo y el porqué es así, tengo que explicarte previamente la ley económica de preferencia temporal.

Es una ley inserta en la propia naturaleza del ser humano y de sentido común.

Para mí fue una autentica revelación. La descubrí gracias a las clases del profesor Jesús Huerta de Soto.

Cuando comprendes las leyes económicas más básicas, verás el mundo de otra manera.

Te indignarás al descubrir que estamos en manos de incompetentes e irresponsables (gobiernos y bancos centrales), que por seguir manteniendo su puesto, hacen lo que sea, aunque eso implique empobrecer, cada vez más, a la sociedad.

valor del dinero en el tiempo

¿Qué tiene que ver el valor del dinero en el tiempo con la ley de preferencia temporal?

Las personas tenemos objetivos y fines en la vida. Y cuanto antes los consigamos, mejor. Es decir, que valoramos más el presente que el futuro.

Sólo estamos dispuestos a postergar la consecución de un fin, si para nosotros adquiere mayor valor.

Si posponemos la consecución de nuestros objetivos hacia un futuro más lejano en el tiempo, solamente es porque esperamos conseguir fines de mayor valor.

Si no fuese así, los querriamos ya. Ahora mismo.

Si alguién decide estudiar una carrera, que son cuatro años aproximadamente, en vez de un ciclo formativo, que son dos años, o ponerse a trabajar hoy mismo, es porque valora subjetivamente más el fin de tener una carrera que el resto de opciones más inmediatas.

¿Y esto que tiene que ver con el valor del dinero?

Mucho.

Si yo te diese a elegir entre mil euros hoy y mil euros el año que viene. ¿Tú que elegirías?. Tener mil euros hoy, por supuesto.

Más vale pájaro en mano, que ciento volando. Sólo estarías dispuesto a esperar un año, si te diese más de mil euros.

Sólo estamos dispuestos a renunciar a mil euros hoy, si a cambio, nos compensan con una prima. A esta prima, se le llama tipo de interés.

Es el precio más importante en una economía. El termómetro de la valoración de los bienes presentes respecto a los bienes futuros.

Es decir, si los tipos de interés están muy bajos, es que hay mucho ahorro y se valora más el futuro que el presente. Sin embargo, si los intereses están muy altos, es que se valora mucho el presente, todo el mundo quiere consumir hoy, por eso se paga una prima mayor, y hay menos ahorro en la sociedad.

¿Pero que pasa cuando los tipos de interés se bajan artificialmente, practicamente a cero, por los bancos centrales, como pasa actualmente?

Que se distorsiona totalmente la información del mercado.

Se incita a las personas a endeudarse. A consumir. Y los ahorradores tienen que asumir más riesgo, para obtener mayor rentabilidad.

Porque la prima que se paga por renunciar a los ahorros hoy, es muy baja. Si quieren obtener una mayor prima, tienen que invertir en activos más arriesgados.

No olvidemos, que cuando una persona pide un préstamo o una hipoteca, por otro lado, alguien o varios han tenido que ahorrar ese dinero.

A no ser, que se fabrique el dinero de la nada, sin contrapartida, gracias a un privilegio que tienen los bancos. Pero bueno, ese es otro tema.

Además del tipo de interés, existen otros factores que hacen que ese porcentaje se incremente, como la inflación y el riesgo a que quien nos tiene que devolver el dinero no cumpla con su compromiso.

Capitalizar: convertir un capital de hoy en su equivalente en el futuro

Para hacer comparaciones entre diferentes capitales y momentos, es necesario un método que nos permita calcular estas equivalencias financieras.

En el caso, de comparar un capital presente con uno futuro, o del pasado hacia el presente, se le llama capitalización.

La pregunta básica que se intenta responder es ¿cuánto valdrá mañana un euro de hoy?.

Existen dos maneras o régimenes financieros de responder esta pregunta.

1. Capitalización simple

En este caso, los intereses se calculan sobre el capital inicial. La capitalización simple se utiliza para productos financieros de corto plazo (inferiores al año), como depósitos, préstamos, etc…

La fórmula o factor de capitalización es:

Capital final (Cn) = Capital inicial (Co) * (1 + i*t)

¿Cuánto equivale 6.000 euros al 10% dentro de dos años?

Cn = 6.000 * (1 + 0,1*2) = 7.200 €

2. Capitalización compuesta

En este método, los intereses se reinvierten, y se paga intereses en cada periodo, no sólo sobre el capital inicial, cómo en la capitalización simple, sino también sobre los intereses que se han ido acumulando.

El factor de capitalización es el siguiente:

Cn = Co * (1 + i)t

Siguiendo con el ejemplo anterior, los intereses del primer año se acumularán al capital inicial.

Cn = 6.000 * (1 + 0,1)² = 7.260 €

En este sencillo ejemplo, vemos la magia del interés compuesto. El resultado es cada vez más asombroso, cuanto mayor es el plazo. Es el efecto bola de nieve.

Descontar o actualizar: convertir un capital del futuro en su equivalente hoy

Cuando actualizamos un capital, nos preguntamos ¿cuánto vale hoy un euro de mañana?.

Es la función inversa de la capitalización. En este método, existen dos formas de calcularlo.

1. Descuento a interés simple

Es el que se aplica sobre el capital final para obtener el capital actual al inicio del periodo. Se utiliza en productos financieros de corto plazo, como los efectos comerciales.

La fórmula es la siguiente:

Co = Cn / (1 + i*t)

¿A que cantidad equivaldría hoy 7.200 € de 1 de Diciembre de 2017 a una tasa del 10%, si estamos a 1 de Diciembre de 2015 ?

Co = 7.200 / (1 + 0,10*2) = 6.000 €

2. Descuento a interés compuesto

Se aplica en productos financieros de renta fija a largo plazo, como las obligaciones y los bonos. Es la función inversa a la capitalización compuesta.

Co = Cn / (1 + i)t

Aplicamos las mismas cantidades del ejemplo anterior para ver la diferencia.

Co = 7.200 / (1 + 0,10)² = 5.950,41 €

Estas matemáticas son básicas y fundamentales para nuestro día a día. Tanto a la hora de invertir, como a la hora de pedir un préstamo.

Como ves, el valor del dinero en el tiempo no es el mismo por los diversos motivos que hemos visto. Para poder comparar, en igualdad de condiciones, necesitamos saber capitalizar y descontar.

Espero haberte ayudado con este post.

Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en hacerlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies