Cómo invertir en acciones con una simple fórmula

¿Qué pensarías si te dijese cómo invertir en acciones con una simple fórmula y encima hacerlo mejor que la mayoría de profesionales?.

Pensarías que estoy loco, que tiene truco o que no puede ser.

Sí todo el mundo la aplicase sería rico, me dirías.

Hay está el quid de la cuestión. Que no todo el mundo la aplica.

Porque además de aplicar la fórmula, requiere de algo más importante: paciencia.

Y aquí es dónde el ser humano siempre pincha. Sabemos que algo funciona, pero no somos capaces de esperar. Queremos resultados ya.

La fórmula es muy sencilla: invertir en buenos negocios a precios de ganga.

cómo invertir en acciones

Cómo invertir en acciones según la fórmula de Joel Greenblatt

En la introducción del maravilloso libro de Greenblatt, hace una reflexión muy interesante.

Dice que tras treinta años invirtiendo profesionalmente y catorce enseñando en una escuela de negocios está convencido de dos cosas:

  • Si realmente quieres superar la rentabilidad del mercado, la gran mayoría de profesionales y académicos no podrán ayudarte.
  • Y eso te deja una sola alternativa real: tienes que hacerlo tú mismo.

Si un profesional de su talla y con su trayectoria dice eso, ¿quién soy yo para no hacerle caso?.

Esta reflexión ha sido muy importante para mí. Me ha ayudado a enfocarme en el análisis de empresas a través del value investing.

Todo lo demás es ruido.

El grosor de tus ahorros tienen que estar invertidos en acciones de buenos negocios. Es lo más seguro y rentable.

Dicho esto, vamos al lío.

¿Qué es un precio de ganga?

Un precio de ganga es comprar duros a cuatro pesetas, como dice el refrán. Es decir, comprar algo por debajo de su valor.

A eso es lo que se dedica toda la industria financiera. Ese es el objetivo.

Aunque los resultados digan lo contrario. La gran mayoría de los fondos de inversión no superan al índice de referencia.

Por eso, lo más sensato si no quieres complicarte la vida, es invertir en un fondo indexado que replica al mercado y listo.

Pero si quieres ir más allá, y dedicarle más tiempo a tus inversiones, existe la manera de buscar estas gangas que el mercado desprecia.

Para ello, antes tienes que entender como funciona Mr. Market.

Mr. Market y sus cambios de humor

El padre de la inversión en valor, Benjamin Graham, fue el que acuñó esta idea sobre la bolsa.

Imagina que el mercado es tu socio. Y cada día, te vende parte del negocio a un precio. Los días que está triste, te lo vende muy barato.

Los días que está eufórico, te lo vende muy caro.

Tú, como inversor y socio de Mr.Market, puedes aprovechar cada día si haces trato o no con él.

Lo sensato, es comprar cuando está deprimido (crisis) y vender cuando está eufórico (burbujas).

Pero la industria financiera, la masa, hace todo lo contrario. Se dejan guiar por el carácter maníaco depresivo del mercado.

Sólo tenemos que fijarnos en las cotizaciones mínimas y máximas del año de una empresa, para entender el concepto de Mr. Market.

Cómo puede ser que una empresa no cambie en nada, los mismos beneficios, vendiendo el mismo producto y la misma gestión, pero si cambie continuamente su precio.

Podemos compararlo a los inmuebles. Imagina que tu casa hoy cotizase a un precio, mañana a otro, subiese y bajase continuamente.

Cuando sigue estando en la misma zona, no has hecho ninguna reforma y te da el mismo servicio. No tiene sentido.

Pues ese sinsentido si que se da en la bolsa. Y los inversores inteligentes lo aprovechan.

¿Cómo puede ser?. Yo qué se. Por que el hombre es así de raro. Qué más da y a quién le importa, como dice Greenblatt.

Lo que está claro es que continuamente sucede y podemos aprovecharnos de esa volatilidad, mal entendida como riesgo.

Lo rentable, sí es barato, dos veces rentable

La única manera de saber si algo es una ganga, es compararlo con el valor que aporta. Y una de las medidas de valor en finanzas, es la rentabilidad.

Imaginemos que la empresa XYZ ha tenido un beneficio neto en el año 2016 de 1.200.000 euros. Y las acciones en circulación son un millón.

Si dividimos 1.200.000 entre 1.000.000 nos da un beneficio por acción de 1,20.

La acción cotiza actualmente a 12 euros.

¿Qué rentabilidad nos puede dar esta acción al actual precio?. Si dividimos 1,20 entre 12 nos da una rentabilidad de 10%.

¿Qué pasaría si la cotización cayese a 10 euros?.

Que obtendríamos una rentabilidad del 12% sin haber cambiado nada.

¿Y si los beneficios fuesen de 2,40€?. Al precio actual obtendríamos un 20% de rentabilidad.

Esta es la primera parte de la fórmula. Seleccionar aquellos negocios que obtienen mayor rentabilidad.

¿Y qué es un buen negocio?

Ya sabemos qué es un precio de ganga. Aquellas empresas que obtienen mayor rentabilidad, en relación con su precio.

Ahora nos toca averiguar de qué hablamos cuando decimos un buen negocio.

Hay muchos modos de distinguir un buen negocio de uno malo. Entre otras muchas, la calidad de sus productos o servicios, sus ventajas competitivas, el valor de su marca o la gestión de los directivos.

Todas estas cosas ayudan a tomar una decisión de inversión. Pero el libro de Greenblatt, trata de ayudarnos tomar decisiones con datos. Números reales. Cosas que sabemos y no son predicciones.

Siempre limitándonos al informe anual de la empresa del año anterior.

Un buen negocio se mide con su retorno sobre capital. Es decir, ¿cuánto dinero ganamos por euro invertido en la empresa?.

Si poner en funcionamiento un bar nos cuesta 100.000 euros y obtenemos 20.000 euros al año, estamos obteniendo un 20 por ciento (20.000 euros dividido entre 100.000) de retorno sobre capital.

Por cada cien euros que metemos en el bar, obtenemos veinte.

Siempre preferiremos un negocio dónde obtengamos el mayor retorno sobre capital.

Pagar un precio de ganga por un buen negocio es la combinación perfecta para ganar mucho dinero y batir al mercado.

Simplemente tomando estas dos variables, podemos estar seguros de hacer una buena inversión.

Cómo invertir en acciones paso a paso

Joel Greenblatt define este método de seleccionar acciones de la siguiente manera: se trata de comprar empresas por encima de la media a precios por debajo de la media.

Es decir, las mejores al mejor precio.

Para los que seáis de Estados Unidos, o queráis invertir en empresas de este país a través de esta fórmula, el autor tiene su propia página dónde hace la selección automáticamente.

La página es: magicformulainvesting.com

Para los que queráis invertir en empresas de otros países, tendréis que hacer los cálculos vosotros mismos.

Tampoco es muy complicado.

1. ¿En qué consiste la fórmula?

Greenblatt hace una selección entre 3.500 compañías, independientemente de su capitalización. Funciona tanto para grandes, como para pequeñas. Tú eliges.

Él propone una cartera de 20 o 30 compañías. Sinceramente, no creo que hagan falta tantas. Entre cinco y diez, dependiendo del capital, ya esta bien.

Como Philip Fisher y Peter Lynch, no creo en la diversificación excesiva. Mejor centrarse en pocas empresas y buenas.

Así tienes más tiempo para estudiarlas en profundidad.

Toma esta fórmula como un filtro, más que como un seleccionador de empresas al azar. Aun así, funciona mejor que la media.

Tendrás que ir una por una, o bien en la página de la propia empresa y buscar en la sección de inversores, el informe financiero anual del año anterior.

O sí es el caso de España, en la página de la CNMV buscar la empresa en cuestión.

Imaginemos que quieres hacer una selección del IBEX 35. Como su propio nombre indica, son 35 compañías.

La fórmula consiste en lo siguiente:

  1. Como son 35 empresas asignaremos un total de 35 puestos. Lógico, ¿no?. 😉
  2. Calcularemos el ROA de cada empresa y las ordenaremos de mayor a menor. Es decir, la que tenga el mayor ROA, irá en el puesto 1. La que tenga el menor ROA, irá en el puesto 35.
  3. Calcularemos el PER de cada una de las empresas y las ordenaremos al contrario. Es decir, la empresa que tenga el PER más bajo, irá en el puesto 1 y la que tenga el PER más alto, irá en el puesto 35.
  4. Finalmente, lo que haremos es sumar las posiciones de cada empresa y las ordenaremos de menor a mayor. Es decir, si la empresa ABC tiene el puesto 3 en ROA y el 17 en PER, su resultado es 20. Mientras que sí la empresa XYZ tiene el puesto 1 en ROA y el puesto 35 en PER, tiene un resultado de 36. La empresa ABC tiene mejor combinación, y por lo tanto mejor posición que la empresa XYZ.
  5. Como te he dicho, no buscamos la mejor en una cosa y la mejor en otra. No. Se trata de buscar la mejor combinación de ambos factores.

Ahora vayamos a ver cómo calculamos estos factores.

1.1 ¿Cómo calcular el retorno sobre capital?

El ratio que tendrás que utilizar para obtener este valor es el ROA (Return on Assets). El autor sitúa como mínimo un ROA del 25%.

Tómalo como una referencia. De lo que se trata es de qué cuanto más alto mejor. Comprobarás que hay pocas empresas con esos porcentajes sobre capital tan altos.

ROA = Beneficio Neto / Activos Totales

El beneficio neto lo podrás encontrar en la cuenta de resultados de la empresa. Los activos totales en el balance de situación.

Simplemente se trata de dividir ambas cantidades y multiplicarlas por cien. Te dará un valor. Si es más cercano a 25, o lo supera, mejor.

1.2 ¿Como calcular la rentabilidad?

Ya he comentado que para calcular la rentabilidad de una acción, sólo tienes que dividir el beneficio por acción entre el precio de cotización.

Pero para el cálculo de la fórmula, utilizaremos la división inversa.

El conocidísimo ratio PER (Price earnings ratio) o P/E:

PER = Precio /BPA (Beneficio por Acción)

Explicado de una forma sencilla, el PER es el número de años que tardaríamos en recuperar la inversión.

Es decir, siguiendo con el ejemplo anterior, si el beneficio es 1,20 y la cotización 12 euros, nos daría un PER de 10.

Esto quiere decir que tendríamos que esperar 10 años, si los beneficios se mantienen constantes, para recuperar la inversión de 12 euros.

La media histórica de la bolsa ha sido PER 15. Por lo tanto, hay que evitar todas aquellas acciones que estén por encima de 15.

Y de 15 para abajo, son precios interesantes. Si me apuras, por debajo de 10.

Aquellas empresas que tengan un PER excesivamente bajo, como 5 o menos, suele ser inusual. Echales un vistazo antes de ponerlas en la lista a ver porqué motivo es.

Pero bueno, en este caso nos interesa la combinación perfecta de PER y ROA.

2. ¿Y después?

Una vez que tienes seleccionadas tus acciones ganadoras, se trata de ir comprándolas cada dos o tres meses, hasta completar tu capital.

Es decir, no comprarlas todas de golpe, sino dividir tu inversión a lo largo del año.

Aquellas acciones perdedoras, las venderás antes de que cumplan el año. Y las ganadoras, las venderás unos días después de cumplir el año.

Greenblatt propone este método, de cara al tema fiscal.

Pero creo que si utilizas la fórmula mágica como filtro para seleccionar buenas acciones, y decides estudiarlas un poco más en profundidad, no necesitarás hacer esto.

Simplemente las mantendría hasta que alcanzansen su precio estimado. O sino, cuando su PER estuviese sobrevalorado o el ROA empezase a deteriorarse.

Siempre podrías volver a hacer otra selección de acciones con la fórmula mágica.

Esta fórmula para invertir en acciones no siempre funciona

Ya lo sabía, ¿ves como tiene truco?. Nada es tan bonito como lo pintan.

Por supuesto, ¿te creías que todo iba a ser tan fácil?. Claro que no. El principal obstáculo que tiene la fórmula eres tú.

La fórmula de Greenblatt funciona a largo plazo. Pero hay períodos de meses, incluso de hasta tres años, que lo hace peor que el mercado.

Pero esa debería ser una alegría. Sabemos que durante un tiempo puede que no funcione. Y por eso muchas personas no la aplicarán, con lo cuál habrá más oportunidades.

Esto demuestra que a corto plazo el mercado no es eficiente. Pero a la larga, tiende a la eficiencia. Es decir, que los buenos negocios a precios de ganga obtienen mayores retornos.

El tiempo acaba recompensando a las empresas que lo hacen bien. Las que atienden mejor las necesidades de los clientes.

Esas son las empresas que selecciona la fórmula mágica. Pero durante un tiempo, el mercado te dirá que no es así. Te llevará la contraria.

Por eso tienes que ser paciente y controlar las emociones para aguantar el tiempo necesario para ver la recompensa.

Creo que el esfuerzo merece la pena.

cómo invertir en acciones 3

Mil euros al 30,8% al cabo de diecisiete años, multiplicaría por noventa y seis veces.. La diferencia es considerable si lo comparamos con lo que hizo el mercado.

Esos mil euros al 12,3% se hubiesen convertido en 79.000 euros. Es mucho, pero un millón está mejor.

Incluso aunque no llegases a igualar la rentabilidad de la fórmula, y te quedases muy por debajo, la diferencia sería muy considerable respecto a la rentabilidad del mercado.

Por el bien de tus ahorros te recomiendo leerte el libro de Joel Greenblatt y qué lo compruebes tú mismo.

Perdona por todas estas semanas sin escribir. Espero recuperar el ritmo en este 2017.

De todas formas, sabes que estoy ahí, al otro lado y puedes ponerte en contacto conmigo para lo que consideres.

4 comentarios en “Cómo invertir en acciones con una simple fórmula

  1. busco un asesor, mi negocios es de maquinaria pesada y quiero una hacer estructura de negocio para que mis inversionistas que tengo invierta a lo seguro y que sea rentable .

Deja un comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
+11
Compartir
Compartir4