¿Qué estudia la economía como ciencia?

Todo el mundo sabe que los asuntos económicos son de vital importancia para el progreso de un país. ¿Pero sabemos realmente qué estudia la economía?.

Desde antigüedad hasta nuestros días, se ha creído que la sociedad es algo homogéneo que se puede moldear.

Por eso escuchamos a unos y otros hablar en nombre del “pueblo” o “la gente”. Cómo si “la gente” o “el pueblo” fuese un ente con vida propia y no la suma de muchas individualidades.

Cada uno de su padre y de su madre, como se suele decir.

Realmente es lo que quieren los políticos. Que pensemos como un rebaño.

Y cuando “el pueblo” no vota lo que nosotros queremos, le echamos la culpa a ellos mismos.

Millones de personas están equivocadas, y tú, politicastro, ¿estás en lo cierto?. Ese es el argumento rastrero que vemos todos los días en la televisión.

Por parte de tertulianos y demás palmeros.

Y todo nace de la idea errónea, de que la sociedad se puede moldear. Que es una cuestión de ética. Sólo hace falta gobernantes que sepan mandar y los ciudadanos obedecer.

Que hagan lo que yo quiero. Como si fuesen robots.

¿Se han molestado todos estos ingenieros sociales a estudiar las leyes de la acción humana y la cooperación social?. ¿Se han preguntado porqué las personas no hacen lo que ellos quieren?.

Para dar respuestas a estas preguntas está la economía.

qué estudia la economía

¿Qué estudia la economía?

En economía, no se juzga los actos humanos como buenos o malos, justos o injustos. Para eso está otro tipo de ciencias. No es una disciplina normativa de lo que debe ser.

Es decir, no estudia los fines, sino los medios empleados para conseguir dichos fines.

Nadie es quién para juzgar los fines de cada persona. Cada uno es libre para perseguir el objetivo que considere oportuno. Aunque nos parezca aberrante.

La economía estudia las implicaciones de optar y elegir por una cosa u otra. Estudia si los medios son los idóneos para alcanzar los fines elegidos. Independientemente de la ética y otras cuestiones morales.

Y la economía, a su vez, forma parte de una ciencia más universal. La teoría general de la acción humana o praxeología.

¿Por qué tiene tan mala prensa la ciencia económica?

El objeto de estudio de la ciencia económica es la acción humana. Por lo tanto, es algo vivo, lo que presupone imperfección y cambio.

Y esto suele ser tierra abonada para las críticas.

Empezando por las científicos naturales, como físicos y químicos. Ellos han puesto un hombre en la luna y descubren continuamente nuevas vacunas que salvan vidas.

Han mejorado el nivel de vida de las personas. Son respetados y vistos como auténticos héroes.

Sin embargo, ¿qué han hecho los economistas por la humanidad?.

No han sido capaces de suprimir la miseria, el hambre en el mundo, las crisis económicas ni el paro.

Todos los que critican a los economía, como ciencia inservible, no advierten que fueron las aplicaciones de medidas liberales las que trajeron los avances tecnológicos y productivos necesarios para que las otras ciencias avanzarán.

Ninguno de los inventos modernos hubiera sido posible sin las ideas del liberalismo económico. Si los economistas clásicos no hubiesen demostrado la inconsistencia de los viejos dogmas.

A día de hoy, aún, vigentes.

Como que las máquinas son el demonio, porque quitan puestos de trabajo; que el deber del gobernante es impedir el enriquecimiento del empresario y conceder protección a los menos aptos frente a la competencia de los más eficientes; que restringir la libertad empresarial mediante la fuerza y coacción del Estado es bueno para el bienestar social.

Y podríamos seguir.

Parece mentira que después de casi dos siglos y medio, sigamos siendo tan ignorantes.

Ha sido gracias a todo lo contrario por lo que los países han progresado. La famosa revolución industrial, fue una revolución ideológica. Fueron las ideas liberales las que cambiaron el mundo.

Si fuera por el socialismo, todavía seguiríamos yendo a caballo y trabajando a mano.

Todavía hoy seguimos escuchando ideas marxistas que no tienen sentido. Como que el pensamiento humano está determinado por la clase social.

Es decir, los ricos tienen una estructura mental diferente a la de los trabajadores. Si esto fuese así, ¿en qué momento cambia la estructura mental de un sastre de batas a lo qué es hoy Amancio Ortega?.

Es absurdo pensar esto. No tiene sentido. La estructura mental es una y solo una, da igual la raza, la clase social o lo que sea.

Todo ser humano tiene objetivos y busca medios para conseguirlos. Y para ello actua. Y con sus actos elige y a la vez rechaza otras opciones. Esto es lo que estudia la economía.

Como decía Ortega y Gasset, yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella no me salvo yo.

Por lo tanto, para estudiar economía hay que estudiar la acción humana. No es una ciencia exacta, pero eso es lo que la hace fascinante.

Sí vas a estudiar economía, como sí no, deberías leer este libro

Cada vez tengo más claro que estudiar economía es fundamental para la vida de cualquier persona. Ya sea de forma profesional o autodidacta.

A diario nos inundan con toneladas de información para influir en nuestras decisiones. Grupos de presión, políticos, medios de comunicación, todos quieren llevarnos a su huerto. Contarnos su verdad.

Y la única manera de no dejarnos influir y permanecer imparciales, es conocer los fundamentos de la economía.

Porque todas las decisiones que tomamos en la vida tienen repercusión económica.

Desde el partido al que votas hasta dónde decides hacer tus compras.

Además me suelen escribir estudiantes interesados en la economía para que les recomiende algún libro sobre esta materia.

Dado qué es muy frecuente este tipo de consulta, y enlazando con el enfoque del que te hablé hace unas semanas, he decidido escribir sobre un libro importantísimo.

Despreciado en el ámbito académico. Ya entenderás porqué. Sólo muy pocas universidades en el mundo lo estudian.

Aquí en España el profesor Jesús Huerta de Soto es su principal impulsor, y desde hace unos años el Centro de Estudios Superiores OMMA tiene un máster de economía enfocado en la escuela austriaca.

Por eso considero un deber moral dar a conocer estas enseñanzas, como hombre que ama la libertad y busca, en la medida de sus posibilidades, la verdad.

El libro al que me refiero es La Acción Humana de Ludwig Von Mises.

Tal y como hice con el libro de Thomas Sowell, escribiré un post de cada capítulo aportando mi punto de vista.

estudiar-economia

Estudiar economía es estudiar al ser humano

En el prólogo del libro, el profesor Jesús Huerta de Soto da algunas de las razones por las cuáles la escuela austriaca ha sido relegada de las aulas y de los libros introductorios de economía.

En primer lugar, obsesión por la novedad. Se supone que el mejor libro es el más actual. Es el que recoge los últimos avances.

Esta idea podría tener algún sentido en las ciencias naturales, dónde continuamente se está experimentando y se obtienen nuevos resultados.

Pero no es el caso de las ciencias sociales, y de la Economía en particular, dónde las características y principios esenciales de la naturaleza del ser humano no pueden ser moldeados.

Se podría decir que son inmutables.

En segundo lugar, existe una carencia de reflexión y coherencia que se intenta suplir con el formalismo de las matemáticas. Parece que todo aquello que vaya acompañado de gráficos y fórmulas tiene un “empaque científico más elevado”, cuando no es así.

Esto implica, en tercer lugar, que se estudian manuales “muy light” y no se porfundiza en los fundamentos más básicos y elementales de la Ciencia Económica.

En cuarto lugar, reducen los problemas económicos a un mero problema de optimización y maximización. Dónde lo único que se hace falta es aplicar una formulita para solucionarlo.

Como sí en Economía todo estuviese dado y hubiesen constantes. Al contrario, una de las esencias de la Economía es la incertidumbre.

Se intenta aplicar los métodos de las ciencias naturales a las ciencias sociales. Cuando, como veremos, los métodos son totalmente distintos.

Y por último, algo muy importante. En la gran mayoría de manuales introductorios de economía no se enseñan todas las escuelas de pensamiento que existen.

Se limitan a explicar el pensamiento mayoritario, el keynesiano, sin hacer ninguna crítica ni mostrar otras alternativas para que el alumno contraste.

En La Acción Humana, Mises refuta todas las teorías económicas que existen y demuestra el error en el que caen. Eso no se enseña en las universidades.

De hecho, el libro tiene un capítulo dedicado al papel que juega la Economía en el ámbito educativo.

Estudiar economía a través de La Acción Humana de Mises

La Acción humana de Mises es el punto de partida ideal para todo aquel que quiera aprender economía. Además de ser el marco teórico imprescindible para entender el mundo de la inversión, que es, en parte, la misión de este blog.

Pero sobre todo, para mí ha sido un manual para entender el mundo. Parece una definición muy grandilocuente, pero lo siento así.

Una vez que comprendes cuál es la esencia del ser humano, como actúa y porqué, entiendes muchas cosas del mundo en el que vivimos.

Por eso quiero compartirlo contigo. Espero que sea igual de importante para ti, como lo ha sido para mí.

Este es el índice, para que te hagas una idea del temario sobre el qué iré escribiendo:

INTRODUCCIÓN

  1. Economía y Praxeología
  2. El problema epistemológico de una teoría general de la acción humana
  3. La teoría económica y la práctica de la acción humana
  4. Resumen

CAPÍTULO I – EL HOMBRE EN ACCIÓN

  1. Acción deliberada y reacción animal
  2. Los requisitos previos de la acción humana
  3. La acción humana como presupuesto irreductible
  4. Racionalidad e irracionalidad; subjetivismo y objetividad en la investigación praxeológica
  5. La causalidad como requisito de la acción
  6. El alter ego

CAPÍTULO II – PROBLEMAS EPISTEMOLÓGICOS DE LAS CIENCIAS DE LA ACCIÓN HUMANA

  1. Praxeología e historia
  2. El carácter formal y apriorístico de la praxeología
  3. Lo apriorístico y la realidad
  4. El principio del individualismo metodológico
  5. El principio del singularismo metodológico
  6. El aspecto individualizado y cambiante de la acción humana
  7. Objeto y metodología específica de la historia
  8. Concepción y comprensión
  9. Sobre los tipos ideales
  10. El método de la economía política
  11. Las limitaciones de los conceptos praxeológicos

CAPÍTULO III – LA ECONOMÍA Y LA REBELIÓN CONTRA LA RAZÓN

  1. La rebelión contra la razón
  2. El aspecto lógico del polilogismo
  3. Los aspectos praxeológicos del polilogismo
  4. El polilogismo racial
  5. Polilogismo y comprensión
  6. En defensa de la razón

CAPÍTULO IV – UN PRIMER ANÁLISIS DE LA CATEGORÍA DE LA ACCIÓN

  1. Medios y fines
  2. La escala valorativa
  3. La escala de necesidades
  4. La acción como cambio

CAPÍTULO V – EL TIEMPO

  1. El tiempo como factor praxeológico
  2. Pasado, presente y futuro
  3. La economización del tiempo
  4. La relación temporal entre acciones

CAPÍTULO VI – LA INCERTIDUMBRE

  1. Incertidumbre y acción
  2. El significado de la probabilidad
  3. Probabilidad de clase
  4. Probabilidad de caso
  5. La valoración numérica de la probabilidad de caso
  6. Apuestas, juegos de azar, deportes y pasatiempos
  7. La predicción praxeológica

CAPÍTULO VII – LA ACCIÓN EN EL MUNDO

  1. La ley de la Utilidad Marginal
  2. La ley del Rendimiento
  3. El trabajo humano como medio
  4. La producción

CAPÍTULO VIII – LA SOCIEDAD HUMANA

  1. La cooperación humana
  2. Crítica de la concepción holística y metafísica de la sociedad
  3. La división del trabajo
  4. La Ley de Asociación de Ricardo
  5. Los efectos de la división del trabajo
  6. El individuo en la sociedad
  7. La gran sociedad
  8. El instinto de agresión y destrucción

CAPÍTULO IX – EL PAPEL DE LAS IDEAS

  1. La razón humana
  2. Concepción del mundo e ideología
  3. El poder
  4. El “mejorismo” y la idea de progreso

CAPÍTULO X – EL INTERCAMBIO EN LA SOCIEDAD

  1. Cambio intrapersonal y cambio interpersonal
  2. Vínculos contractuales y vínculos hegemónicos
  3. La acción calculadora

CAPÍTULO XI – EVALUACIÓN SIN CÁLCULO

  1. La gradación de los medios
  2. El trueque como ficción de la teoría elemental del valor y los precios
  3. El problema del cálculo económico
  4. El cálculo económico y el mercado

CAPÍTULO XII – EL ÁMBITO DEL CÁLCULO ECONÓMICO

  1. El carácter de las expresiones monetarias
  2. Los límites del cálculo económico
  3. La variabilidad de los precios
  4. La estabilización
  5. La raíz de la idea de estabilización

CAPÍTULO XIII – EL CÁLCULO MONETARIO AL SERVICIO DE LA ACCIÓN

  1. El cálculo monetario como método del pensar
  2. El cálculo económico y la ciencia de la acción humana

CAPÍTULO XIV – ÁMBITO Y METODOLOGÍA DE LA CATALÁCTICA

  1. La delimitación de los problemas catalácticos
  2. El método de las construcciones imaginarias
  3. La economía pura de mercado
  4. La economía autística
  5. El estado de reposo y la economía de giro uniforme
  6. La economía estacionaria
  7. La integración de las funciones catalácticas

CAPÍTULO XV – EL MERCADO

  1. La economía de mercado
  2. Capital y bienes de capital
  3. El capitalismo
  4. La soberanía del consumidor
  5. La competencia
  6. La libertad
  7. La desigualdad de rentas y patrimonios
  8. La pérdida y la ganancia patrimonial
  9. Las pérdidas y ganancias empresariales en una economía progresiva
  10. Promotores, directores, técnicos y funcionarios
  11. El proceso de selección
  12. El individuo y el mercado
  13. La propaganda comercial
  14. La “Volkswirtschaft”

CAPÍTULO XVI – LOS PRECIOS

  1. La formación de los precios
  2. Valoración y tasación
  3. El precio de los bienes de órdenes superiores
  4. La contabilidad de costes
  5. La cataláctica lógica frente a la cataláctica matemática
  6. Los precios de monopolio
  7. El buen nombre mercantil
  8. El monopolio de demanda
  9. Efectos de los precios de monopolio sobre el consumo
  10. La discriminación por parte del vendedor
  11. La discriminación por parte del comprador
  12. La interconexión de los precios
  13. Precios y rentas
  14. Precios y producción
  15. La quimera de los precios no mercantiles

 CAPÍTULO XVII – EL CAMBIO INDIRECTO

  1. Los medios de intercambio y el dinero
  2. Consideraciones sobre algunos errores muy difundidos
  3. Demanda y oferta de dinero
  4. La determinación del poder adquisitivo del dinero
  5. El problema de Hume y Mill y la fuerza impulsora del dinero
  6. Variaciones del poder adquisitivo del dinero provenientes del lado monetario y del lado de las mercancías
  7. El cálculo monetario y las variaciones del poder adquisitivo
  8. Expectativas de futuras variaciones del poder adquisitivo
  9. El valor específico del dinero
  10. Importancia de la relación monetaria
  11. Los sustitutos monetarios
  12. Límites a la emisión de medios fiduciarios
  13. Cuantía y composición de los saldos de tesorería
  14. Las balanzas de pagos
  15. Las cotizaciones interlocales
  16. El tipo de interés y la relación monetaria
  17. Los medios secundarios de intercambio
  18. Interpretación inflacionista de la historia
  19. El patrón oro

CAPÍTULO XVIII – LA ACCIÓN Y EL TRANSCURSO DEL TIEMPO

  1. La perspectiva en la valoración de los periodos temporales
  2. La preferencia temporal como requisito esencial de la acción
  3. Los bienes de capital
  4. Periodo de producción, periodo de espera y periodo de provisión
  5. La convertibilidad de los bienes de capital
  6. La influencia del pasado sobre la acción
  7. Acumulación, conservación y consumo de capital
  8. La movilidad del inversor
  9. Dinero y capital; ahorro e inversión

CAPÍTULO XIX – EL INTERÉS

  1. El fenómeno del interés
  2. El interés originario
  3. La cuantía del tipo de interés
  4. El interés originario en la economía cambiante
  5. El cómputo del interés

CAPÍTULO XX – EL INTERÉS, LA EXPANSIÓN CREDITICIA Y EL CICLO ECONÓMICO

  1. Los problemas
  2. El componente empresarial en el interés bruto de mercado
  3. La compensación por variación de precios como componente del interés bruto de mercado
  4. El mercado crediticio
  5. Los efectos de las variaciones de la relación monetaria sobre el interés originario
  6. Efectos de la inflación y la expansión crediticia sobre el interés bruto de mercado
  7. Efectos de la deflación y la contracción crediticia sobre el tipo de interés bruto de mercado
  8. La teoría monetaria o de crédito circulatorio de los ciclos económicos
  9. La economía de mercado y los ciclos económicos

CAPÍTULO XXI – TRABAJO Y SALARIOS

  1. Trabajo introversivo y trabajo extroversivo
  2. La alegría y el fastidio en el trabajo
  3. Los salarios
  4. El paro cataláctico
  5. Salarios brutos y salarios netos
  6. Salario y subsistencia
  7. La oferta de trabajo en cuanto afectada por su desutilidad
  8. Los salarios y las vicisitudes del mercado
  9. El mercado laboral

CAPÍTULO XXII – LOS FACTORES ORIGINARIOS DE PRODUCCIÓN NO HUMANOS

  1. Consideraciones generales sobre la teoría de la renta
  2. El factor temporal en la utilización de la tierra
  3. La tierra submarginal
  4. La tierra como lugar de ubicación
  5. El precio de la tierra

CAPÍTULO XXIII – LOS DATOS DEL MERCADO

  1. La teoría y los datos
  2. La función del poder
  3. La función histórica de la guerra y la conquista
  4. El hombre como dato
  5. El periodo de ajuste
  6. Los límites de los derechos de propiedad y los problemas de los costes externos y las economías externas

CAPÍTULO XXIV – ARMONÍA Y CONFLICTO DE INTERESES

  1. El origen de los beneficios y las pérdidas en el mercado
  2. La limitación de la descendencia
  3. La armonía de los intereses “rectamente entendidos”
  4. La propiedad privada
  5. Los conflictos de nuestro tiempo

CAPÍTULO XXV – LA CONSTRUCCIÓN IMAGINARIA DE UNA SOCIEDAD SOCIALISTA

  1. El origen histórico de la idea socialista
  2. La doctrina socialista
  3. Examen praxeológico del socialismo

CAPÍTULO XXVI – LA IMPOSIBILIDAD DEL CÁLCULO ECONÓMICO BAJO EL SOCIALISMO

  1. El problema
  2. Pasados errores en el planteamiento del problema
  3. Modernas tentativas de cálculo socialista
  4. El método de la prueba y el error
  5. El cuasi-mercado
  6. Las ecuaciones diferenciales de la economía matemática

CAPÍTULO XXVII – EL GOBIERNO Y EL MERCADO

  1. La idea de un tercer sistema
  2. El intervencionismo
  3. Las funciones estatales
  4. La rectitud como norma suprema del comportamiento individual
  5. El significado del laissez faire
  6. La intervención directa del gobierno en el consumo

CAPÍTULO XXVIII – EL INTERVENCIONISMO FISCAL

  1. El impuesto neutro
  2. El impuesto total
  3. Objetivos fiscales y no fiscales del impuesto
  4. Los tres tipos de intervención fiscal

CAPÍTULO XXIX – LA RESTRICCIÓN DE LA PRODUCCIÓN

  1. Naturaleza de las medidas restrictivas
  2. El coste de las medidas restrictivas
  3. La restricción como privilegio
  4. La restricción como sistema económico

CAPÍTULO XXX – LA INTERVENCIÓN DE LOS PRECIOS

  1. El gobierno y la autonomía del mercado
  2. La reacción del mercado a la intervención del gobierno
  3. Los salarios mínimos

CAPÍTULO XXXI – LA MANIPULACIÓN DEL DINERO Y DEL CRÉDITO

  1. El estado y el dinero
  2. Aspectos intervencionistas de la legislación sobre “curso forzoso”
  3. Evolución de los métodos modernos de manipulación monetaria
  4. Los objetivos de la devaluación monetaria
  5. La expansión crediticia
  6. El control exterior de cambios y los acuerdos bilaterales

CAPÍTULO XXXII – CONFISCACIÓN Y REDISTRIBUCIÓN

  1. La filosofía de la confiscación
  2. La reforma agraria
  3. La fiscalidad confiscatoria

CAPÍTULO XXXIII – SINDICALISMO Y CORPORATIVISMO

  1. Sindicalismo
  2. Los errores del sindicalismo
  3. Elementos sindicalistas en políticas populares
  4. Socialismo gremial y corporativismo

CAPÍTULO XXXIV – LA ECONOMÍA DE GUERRA

  1. La guerra total
  2. La guerra y la economía de mercado
  3. Guerra y autarquía
  4. La inutilidad de la guerra

CAPÍTULO XXXV – EL PRINCIPIO DEL BIENESTAR FRENTE AL PRINCIPIO DEL MERCADO

  1. La requisitoria contra la economía de mercado
  2. La pobreza
  3. La desigualdad
  4. La inseguridad
  5. La justicia social

CAPÍTULO XXXVI – LA CRISIS DEL INTERVENCIONISMO

  1. Los frutos del intervencionismo
  2. El agotamiento del fondo de reservas
  3. El fin del intervencionismo

CAPÍTULO XXXVII – EL CARÁCTER NO DESCRIPTIVO DE LA ECONOMÍA

  1. La singularidad de la Economía
  2. Economía y opinión pública
  3. La ilusión de los viejos liberales

CAPÍTULO XXXVIII – LA ECONOMÍA EN EL SISTEMA EDUCATIVO

  1. Los estudios económicos
  2. La Economía como profesión
  3. La profesión de pronosticar
  4. La Economía y la Universidad
  5. La Economía y la educación general
  6. La Economía y el ciudadano
  7. La Economía y la libertad

CAPÍTULO XXXIX – LA ECONOMÍA Y LOS PROBLEMAS ESENCIALES DE LA EXISTENCIA HUMANA

  1. Ciencia y vida
  2. La Economía y los juicios de valor
  3. Conocimiento económico y acción humana

Cuando charlo con amigos que son empresarios, suelen comentarme que las enseñanzas de la escuela austriaca son de sentido común. Que debería saberlo todo el mundo.

Sin necesidad de leerlo, saben que la burocracia y subir impuestos es perjudicial para la economía.

Sin embargo, los amigos que trabajan a sueldo no llegan a entenderlo. Creen que con más impuestos y ayudas seremos más ricos.

¿Cómo puede ser que ambos vean las cosas de forma tan diferente?. ¿Es que el trabajador tiene una estructura mental diferente del empresario, como argumentaría Karl Marx?.

¿Tú qué crees?. Yo creo que no.

El ser humano tiene una única estructura mental ya sea rico, pobre, negro, blanco o lo que sea. Todos tenemos la capacidad de razonar.

¿Entonces porqué hay estas disparidades de argumentos?.

Estudiar economía y la escuela austriaca nos servirá para entender estas cuestiones.

Espero que me acompañes.

Las funciones del gobierno y sus consecuencias en la economía

Tal vez, estés tan acostumbrado a qué el Estado regule todos los aspectos de nuestras vidas, que no te hayas preguntado nunca ¿hasta dónde deben llegar las funciones del gobierno?:

¿Qué margen de libertad nos queda a los seres humanos, para tomar nuestras propias decisiones, sin que el gobierno quiera regular, cobrar, sancionar o imponer su burocracia sobre cómo deben hacerse las cosas?.

Este es el eterno dilema entre los partidarios de que el Estado lo controle todo, como pueden ser los comunistas o socialistas, y los partidarios de una mayor libertad e iniciativa privada, como pueden ser los liberales.

Como ves no hago distinción entre derecha e izquierda. Simplemente porque hay partidos de derechas, tan socialistas o más, que los de izquierda.

La verdadera cuestión es: o dejamos que el Estado (políticos concretos con nombres y apellidos, no dioses, sino personas de carne y hueso, como tú y como yo) planifique nuestras vidas, o nos ocupamos cada uno de nosotros de la nuestra.

Ambas opciones tiene sus consecuencias para la economía y para el bienestar de las personas. La política, aunque no lo creas, es una parte muy importante a la hora de tomar decisiones de inversión.

funciones del gobierno¿Cuáles deben ser las funciones del gobierno?

La función básica del gobierno es la de proveer un marco dónde prevalezca la ley y el orden, dentro del cuál las personas puedan llevar a cabo cualquier acuerdo o actividad económica o del tipo que ellas deseen.

Por poner un ejemplo deportivo, es como el árbitro en un partido de fútbol. Debe hacer cumplir las reglas del juego y sancionar cuando se incumplan. Pero como todos sabemos, los árbitros son humanos y se equivocan, tienen sus propios incentivos y dependiendo quien arbitre se puede liar una tangana.

Lo que quiero decir es que el gobierno no es el interés público personalizado, como muchos nos hacen creer.

¿Por qué algunos países son ricos y otros no?

Seguramente hayas escuchado, o tal vez también lo creas, que los países más ricos son los que tienen más recursos naturales. Siento decirte que no es así. El origen de la riqueza no radica en este aspecto.

Si esto fuese cierto, Venezuela, Irán o Irak serían de los países más ricos del mundo, al disponer de las mayores reservas de petróleo del mundo, cuando no es así.

El origen de la prosperidad de un país, como indica el libro de Daron Acemoglu y James A. Robinson, radica en las instituciones.

Y una de las principales instituciones de un país es la ley. Y si el marco legal no es fiable y depende de la arbitrariedad de los dictadores o politicuchos de turno, ¿tú qué crees que pasará?.

Que nadie invertirá ni montará empresas en ese país. Lógico. Si yo soy un emprendedor que quiere montar una empresa y no dejan de ponerme trabas, se inventan cada dos por tres un impuesto o directamente me expropian la empresa, ¿qué crees que voy hacer?.

¿Seguiré con la empresa o directamente los mandaré a la mierda y me largaré a otro país?. Al igual que un inversor que está sopesando invertir en deuda de un país. ¿Lo hará en un país fiable o en otro que no tiene garantías de recuperar la inversión?.

Todo esto tiene unos costes económicos y sociales incalculables. La cantidad de empresas, inversiones y puestos de trabajo que no se generan. Por no hablar de los costes de la corrupción.

La única manera de prosperar en un país, dónde su gobierno modifica la ley a su antojo, es llevándose bien con ellos. Y como todos sabemos, la mejor manera de llevarse bien con un gobierno de esta calaña es el soborno, el enchufismo y hacer la vista gorda.

Solo tienes que encender el televisor y ver de lo que estoy hablando.

Hay tal maraña de leyes, decretos, normativas y burocracia, que la única salida es la corrupción. Es así de duro, pero este es el sistema que tenemos. Y aquellos países con un índice de corrupción mayor suelen tener una tasa de crecimiento económico menor.

¡Todo ventajas!, que diría un amigo mío.

Hay que respetar la propiedad privada si queremos una sociedad más próspera y pacífica

Decía Montesquieu, que allá donde hay comercio las costumbres son dulces. Que gran verdad. Si mi porvenir depende de lo bien que lo haga con el consumidor, me esforzaré todo lo posible por servirle de la mejor manera y lo más barato posible.

Porque repercute en mi bolsillo. Me va la vida en ello tratarle bien. Si no, se irá con la competencia y quebraré.

Sin embargo, si tengo el puesto garantizado como funcionario o mi empresa es un monopolio gracias a un favor del Estado, ¿qué incentivo hay de esforzarse y servir cada vez mejor y más barato al cliente?. Ninguno.

Es cuando surge la confrontación y la violencia. Quién no ha visto casos en urgencias, gritar e incluso pegar a enfermeras. O cuando vas a solucionar un papeleo a cualquier administración pública, y te torean de una ventanilla a otra, perdiendo la mañana. Normal que explotes.

Ellos están para servirte a ti. Pagas impuestos para eso. ¿Crees que pasaría eso en una empresa privada?.

Lo primero que reclamarías de la mejor manera posible. Yéndote a la competencia. Retirándole tu dinero a ese proveedor. Y segundo, si ese empleado persiste en su comportamiento, iría a la calle. De ahí, que el libre mercado sea pacífico y meritocrático.

Pero en España, y en otros muchos países, lo privado es sinónimo de avaricia, explotación, usura. Y lo público lo bueno, lo de todos, lo social y demás ñoñerías. Eso es lo que quieren venderte los que pillan cacho del sistema. Lobbies de todo tipo. Desde asociaciones contra no se qué a los partidos políticos.

Precisamente esa falta de respeto a lo privado, este linchamiento fiscal a lo que cada uno ha ganado con el sudor de su frente (sea Amancio Ortega o Bar Manolo), es lo que hace que este sistema esté avocado al fracaso.

No nos olvidemos que es el sector privado es el que mantiene al sector público. Todo lo que aparentemente es gratis en un estado del bienestar, ha sido financiado por todos los agentes del sector privado. Pero seguimos sin querer verlo, creyéndonos los cuentos de hada y matando la gallina de los huevos de oro.

Por eso, una de las funciones fundamentales de un gobierno serio y democrático debería ser el respeto a la propiedad privada.

Aunque los hechos y la historia lo avalan, seguimos creyendo que robando a los “ricos” y dándoselo a los “pobres” se solucionan los problemas. Queda muy bien el postureo de Robin Hood, pero la realidad es otra.

Cómo se crea el dinero y las consecuencias que tiene para la economía

Saber cómo se crea el dinero, quiénes son los responsables y las consecuencias que tiene para la economía de un país, es vital para proteger tus ahorros y para votar, con conocimiento de causa, aquellas medidas políticas más sensatas.

O menos perjudiciales para nuestro bolsillo. Porque hoy en día, prácticamente, casi todos los partidos políticos son iguales respecto a la política monetaria. Imprimir y gastar.

Es sorprendente la cantidad de personas que ignoran de dónde sale el dinero que gestionan los gobiernos. Creen que todo es gratis. Que misteriosamente sale de algún lado. Alguien lo pagará.

O los que se creen que todo se soluciona imprimiendo más dinero. ¿Que la economía está estancada?. Tranquilos, inyectamos unos cuantos miles de millones y listo.

No sé quien lo dijo, pero tenía mucha razón, los problemas de dinero no se solucionan con dinero. Los problemas son institucionales. Hasta que eso no cambie, no mejorará la economía.

cómo se crea el dinero

Antes de saber cómo se crea el dinero, debemos saber cómo surgió el dinero

Para entender cómo surgió el dinero, hay que remontarse al pasado lejano dónde la gente intercambiaba sus productos y su trabajo. Eran intercambios directos, conocidos como trueque. Tú me das aquello que necesito y de lo que carezco, y yo a cambio yo te doy aquello que necesitas y no tienes.

Este tipo de intercambio planteaba el problema de la doble coincidencia de necesidades. Como cuando cambiábamos cromos en el colegio. Sólo había trato cuando la otra parte tenía el cromo que te faltaba, y tú tenías el que le faltaba a la otra parte. Si no, no había intercambio.

Ante esta problemática, fue surgiendo, de forma espontánea, una forma indirecta de intercambiar. Aquellos productos que se cambiaban con mayor facilidad, que tenían mayor demanda en el mercado, empezaron a utilizarse como medio de intercambio.

Imaginémonos un zapatero o carpintero de la época, que a cambio de sus servicios pide unas medidas de trigo. Y con este trigo, él luego puede comprarse alimento, ropa o lo que necesite. Porque sabe que este producto es muy demandado en la sociedad y se cambia con facilidad.

A lo largo de la historia y de las diferentes culturas, el trigo, las cabezas de ganado, las conchas o metales preciosos, por poner un ejemplo de algunos productos, han ocupado la función que hoy tienen los billetes y monedas que llevas en tu bolsillo.

Al igual que dentro de unos años, las monedas digitales, como el bitcoin, podrían sustituir a los billetes, como en su día éstos sustituyeron al oro. No lo sabemos.

El dinero que surgió de forma espontánea en la sociedad, acuerdos privados entre personas, llegan los reyes, los monarcas, dictadores y gobiernos de turno y lo expropian.

Se hacen con el control de aquello que no era suyo, lo manipulan a su antojo y en beneficio propio, pero la culpa siempre la tiene el mercado. Los ahorradores e inversores privados que se protegen de esta manipulación. ¿No te parece indignante e hipócrita?

Cómo se crea el dinero y los efectos perversos de manipularlo

El dinero no es riqueza. Ya lo hemos visto anteriormente. Es un medio de intercambio común y generalmente aceptado. Es un instrumento para transferir riqueza y el incentivo para que la gente produzca riqueza.

Pero sólo cumple su función si la gente lo acepta como medio de intercambio. Si no, deja de tener valor. Como ha pasado en muchos países a lo largo de la historia, dónde la moneda ha estado tan devaluada, que la gente volvió al trueque. Un ejemplo reciente es Venezuela.

El hecho de que los gobiernos impriman dinero, no quiere decir que la gente lo acepte automáticamente. Ya lo hemos visto, si se devalúa, deja de tener valor y se pierde la confianza.

Las fuentes de ingresos de los gobernantes son dos. Los impuestos y endeudarse. Como subir los impuestos es impopular y lo siente el ciudadano directamente en su bolsillo, y le puede costar los votos al político de turno, recurren al endeudamiento.

Es decir, gastan más de lo que ingresan y la diferencia (déficit) la cubren emitiendo deuda pública, que compran inversores, ahorradores o el mismo gobierno. Los instrumentos de la deuda pública son las conocidas letras del tesoro, obligaciones y bonos.

Este sistema pasa inadvertido para la gran mayoría de los ciudadanos. Como una termita va comiéndose el poder adquisitivo de la moneda sin que nos demos cuenta.

Dos de las consecuencias más importantes y conocidas de manipular el dinero son:

1. Inflación

Se suele asociar la inflación al alza general de precios, pero esto suele ser la consecuencia, no la causa del verdadero origen del problema. El aumento de la oferta monetaria. Es decir, crear más dinero.

El dinero se rige por las mismas leyes de oferta y demanda que cualquier recurso. A igualdad de condiciones un aumento de la oferta, tiende a bajar el precio (poder adquisitivo), y un aumento de la demanda tiende a subirlo. Mucha más cantidad de algo hace descender su valor.

Al inyectarse más dinero en el sistema, nuestro poder adquisitivo desciende. Y a la vez los precios suben. Lógico. Primero, porque cuanto más dinero hay en circulación, menos valor tiene.

Y segundo, si hay más dinero en circulación, pero los bienes y servicios son los mismos, no aumenta la producción, los precios de éstos tienden a subir. Esta claro. Una oferta mayor de dinero tiene que competir con la misma cantidad de bienes y servicios.

Los Bancos Centrales, guiados por los gobiernos, tienen tres procedimientos de aumentar la oferta monetaria:

  • Monetizando el déficit público: lo que te he comentado antes. El Estado gasta más de lo que ingresa y la diferencia la cubre o bien, imprimiendo dinero literalmente y pagando, o de forma indirecta, emitiendo deuda pública y comprándola el Estado o los bancos con dinero de nueva creación.
  • Expansión crediticia: dando instrucción a los bancos para que presten más y a tipos de interés más bajos. Ya lo estamos viendo estos días. Con el Euribor al 0%.
  • Compras de mercado abierto: el Estado crea dinero, y con el dinero de nueva creación, compran activos financieros en la Bolsa.

Con las inyecciones monetarias los precios no suben todos por igual. Unos suben más que otros. ¿Cuáles?. Para entenderlo es preciso que veas el proceso.

Aquellos que reciben el dinero de primera creación están en una situación privilegiada. Pueden comprar con un poder adquisitivo mayor porque todavía no ha impactado en los precios.

Cuando este dinero se va expandiendo por la sociedad, a lo largo de meses y años, es cuando esta inyección monetaria repercute en los precios.

¿Quién suele ser aquellos que reciben ese dinero de primera creación?. Los grupos de presión que maman del Estado. Desde subvenciones para lo que sea, construcciones de no se qué, ayudas a no se cuánto, educación, sanidad, agricultura, etc..

Pues todos los precios de esos sectores relacionados con los grupos de presión, son los que suben más que el resto. Así hasta expandirse por toda la economía, y deteriorando nuestro poder adquisitivo.

Si crear dinero fuera tan bueno para la economía, ¿porque el Estado no lo reparte directamente a los ciudadanos para que nos lo gastemos?. Porque prácticamente no tendría ningún efecto político. Sólo veríamos subir los precios de aquellos sectores dónde los ciudadanos decidiesen gastarse el dinero.

Pero es más rentable “comprar” a estos grupos de presión, que son los que hacen ruido y al final son los que van a votarles.

Otro impacto que tiene la inflación en la economía es la subida de los tipos de interés. La gente al gastar más, demanda más dinero, su preferencia temporal se reduce al corto plazo, al presente más inmediato. Esto hace que los intereses suban, porque se paga más por el dinero disponible.

2. Deflación

Al contrario que la inflación, la deflación es una contracción monetaria. Es decir, hay menos dinero en circulación. Se reduce la cantidad de dinero que hay en la economía.

En este caso lo que ocurre es que los precios tienden a bajar y nuestro poder adquisitivo aumenta. Por la razón contraria que la inflación.

La gente gasta menos y ahorra más, por lo tanto los bienes y servicios que hay en la economía son menos demandados y esto hace que caiga el precio. Menos dinero para gastar tiene que competir por la misma cantidad de bienes y servicios.

A la vez, al ver menos dinero en circulación el poder adquisitivo aumenta. Podemos comprar más cosas con la misma cantidad de dinero.

Como la gente gasta menos, hay mucho más ahorro en la sociedad, esto hace que los tipos de interés bajen. Porque no se demanda dinero para gastar.

En este entorno los sectores más próximos al consumo se ven resentidos y las inversiones empresariales se redirigen hacia el largo plazo. Los empresarios sustituyen mano de obra por equipo capital.

A lo largo de la historia han sido muy poco frecuente los entornos de deflación. El más conocido fue la Gran Depresión norteamericana.

Como ves la oferta y la demanda de dinero es un tema muy importante que afecta directamente a nuestro bolsillo y a nuestras inversiones. Por eso debemos profundizar y estudiar este tema con detenimiento.

Espero que esta entrada te haya animado a seguir aprendiendo sobre este tema.

Ya sabes, si quieres compartir tu opinión o hacer algún comentario eres bienvenido/a. 🙂

Qué es el PIB de un país y cómo interpretarlo

Seguramente estás cansado de escucharlo en las noticias de economía, pero nunca te hayas preguntado ¿qué es el Pib?.

Es muy habitual que los medios de comunicación hagan referencia a este indicador macroeconómico, para resaltar el rumbo de la economía de un país, pero muy pocos explican que hay detrás de todos esos datos.

¿Somos más ricos y tenemos mayor calidad de vida si aumenta el PIB?, ¿tiene en cuenta realmente toda la producción real de una economía?, ¿es comprable el PIB entre países, o de distintas épocas?.

qué es el pib

¿Qué es el PIB y qué hay detrás de todo esos datos?

El PIB (Producto Interior Bruto) es uno de los indicadores más utilizados para medir como está la economía de un país. Que sea uno de los más utilizados, no quiere decir que sea el único, ni el que mejor mida la evolución económica.

De hecho, como inversores, es uno de los indicadores menos importantes a la hora de consultar, si queremos adelantarnos a la fase del ciclo económico en el que nos encontramos, ya que se publica trimestralmente, y son estimaciones sujetas a posteriores revisiones.

Hay otros indicadores que se publican con frecuencia semanal o mensual. Son los conocidos como indicadores adelantados, como son los datos mensuales de empleo, mientras que el PIB es un indicador retrasado.

El PIB es el valor monetario de la producción de bienes y servicios finales de un país en un periodo determinado. Sin tener en cuenta la producción intermedia, para evitar la llamada doble contabilización de valor.

Para que lo veas de una forma visual, el PIB contabiliza los coches que se producen en la fábrica, pero no todo el proceso productivo previo antes de llegar a la fábrica . Desde el alto horno que funde las planchas de acero, hasta la empresa que diseña el coche.

Esta producción intermedia suele ser aproximadamente dos tercios de una economía. La gran mayoría de nosotros trabajamos en estas fases. Veremos que este es uno de los grandes fallos del PIB, excluir todo esto.

¿De qué está compuesto el PIB?

El PIB esta formado por Consumo (C), Inversión (I), Gasto Público (G), Exportaciones (X) e Importaciones (M). La fórmula es la siguiente:

PIB = C + I + G + (X-M)

Por un lado tenemos la parte representativa del sector privado, lo que consume (C) y lo que invierte (I). Y por otro lado, lo que consume e invierte el sector público (G).

Las relaciones exteriores con otros países se reflejan con las exportaciones (X) y las importaciones (I).

Aquí vemos de una forma matemática, como puede subir o bajar el PIB. Puede que el gobierno decida gastar mucho (G) y esto haga que suba el PIB. ¿Pero significa eso que estamos mejor economicamente?. No.

Sólo tenemos que ver que ocurrió con la burbuja inmobiliaria española. Se disparó el PIB desde el 2000 al 2008, de seiscientos mil millones a un billón cien mil. La facilidad de financiación, entre otros motivos, desató el consumo privado y el gasto público.

Pero ahí han quedado todas las ciudades fantasmas y infraestructuras que nadie quiere. ¿Significa eso ser más ricos?. Producir por producir, gastar por gastar. Al contrario. Somos más pobres y encima más endeudados.

Hemos utilizado los escasos recursos de la sociedad en cosas que nadie quiere.

Características del PIB

Estas son algunas de las características del PIB:

1. Es sensible a los precios

El PIB es el resultado de multiplicar unidades físicas, bienes y servicios, por su precio de mercado. Esto provoca que cuando suben los precios debido a la inflación, el PIB también tienda a subir.

Lógico. Si en una multiplicación, uno de los multiplicandos aumenta de valor, el resultado también aumentará. Cuando incluimos el efecto inflación, hablamos de PIB nominal. Cuando eliminamos la inflación, hablamos de PIB real.

2. Se trata de producción final

Como te he comentado antes. No tiene en cuenta todas las etapas intermedias de producción, que es la mayor parte de la economía de un país. Es un indicador que da mucha importancia al consumo. Cuando el consumo es lo menos importante de una economía.

Parten del argumento siguiente: contabilizamos el valor final del coche, porque si contabilizamos el valor del motor, las ruedas, la tapicería, etc.. por otro lado, estaríamos cayendo en el error de la doble contabilización. Contabilizando el coche entero, ya tenemos todo el valor.

Error. Porque paralelamente al motor que lleva el coche que se está produciendo, ese mismo año, se está trabajando en otros motores que irán incorporados en otros coches en años posteriores. Y así con todos los componentes y piezas del vehículo.

Esto es sólo un ejemplo del sector de la automoción, pero aplícalo a todos los sectores de la economía.

Hoy mismo los empresarios están trabajando e invirtiendo en productos y servicios que madurarán dentro de varios años. Todo ese proceso productivo no lo tiene en cuenta el PIB.

3. No es un indicador de bienestar y calidad de vida

Para evaluar la calidad de vida de los habitantes de un país se suele utilizar la renta per cápita. Que es el resultado de dividir el PIB entre el número de habitantes.

China por ejemplo es el tercer país con el PIB mayor del mundo. Sin embargo, al tener la población mayor del mundo, en el ranking de renta per cápita está en el puesto noventa. Sin embargo países como Qatar aparece de los primeros en renta per cápita, pero en el puesto cincuenta y uno en el ranking de PIB mundial. Porque su población es muy pequeña, en comparación con su PIB.

Son puros cálculos matemáticos, pero que no reflejan la realidad. Para medir realmente la calidad de vida de un país hay que utilizar indicadores como el Índice de Gini.

Espero que con esta entrada te haya aclarado las dudas sobre qué es el PIB. Y a partir de ahora, cuando veas las noticias sepan de que están hablando y de qué no.

Son conceptos muy básicos, que la gran mayoría de la sociedad ignora y que conviene saber.

Ya sabes, si tienes alguna pregunta, déjame un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies